miércoles, 19 de julio de 2017

Tres recientes noticias anglosajonas en materia sancionadora de compliance



La SEC (Securities and Exchange comission), el equivalente a nuestra CNMV, ha ordenado indemnizar con 4 millones de dólares a un trabajador que colaboró con las autoridades norteamericanas descubriendo un fraude millonario. El documento original, aunque eliminados los nombres, se puede leer AQUÍ.

Es evidente que el compliance español jamás funcionará sin la existencia del whistleblower, la persona que “toca el silbato” y avisa a las autoridades de conductas ilegales dentro de su empresa, siendo recompensado económicamente. El Estado, ni aquí ni en EEUU, tiene capacidad para penetrar realmente dentro de las empresas y si no se encuentran ciudadanos colaboradores, es muy fácil que muchos delitos no se descubran o, tan solo, de manera muy parcial, ahorrando costes enormes en la investigación si una persona bien informada te dice dónde buscar exactamente.

La segunda noticia viene de Inglaterra. La FCA (Financial Conduct Authority), ha sancionado con una multa de 75.000 libras (98.000 dólares) a un compliance officer por una lamentable falta de diligencia en sus funciones. En la nota oficial, que se puede leer AQUÍ, se le achaca no haber estudiado los niveles propios de su función dentro de su mercado concreto, no haber buscado un razonable tercero ajeno para la investigación, etc.

La tercera noticia nos devuelve a EEUU. EL banco frances BNP Paribas, que últimamente parece el pupas del compliance, ha acordado con la Reserva Federal norteamericana pagar 246 millones de euros de multa por haber alterado empleados de la entidad los mercados financieros. Al parecer, entre 2007 y 2013, al menos una docena de empleados procedieron a hacer amaños mediante la moneda de Suráfrica, la de Hungría y la de Turquía. El mismo banco asegura que los empleados han sido despedidos o disciplinados, así como ha reforzado sus medidas para que no vuelva a ocurrir ya desde 2013. La noticia, una vez más en inglés, se puede consultar AQUÍ.

Como se puede ver, los anglosajones nos sacan años luz de ventaja en materia represiva de conductas inapropiadas de empresas. Poco a poco, espero, nos acercaremos a ellos.


Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en
o en @EnOcasionesVeoR

2 comentarios:

  1. Los anglosajones nos sacan años luz en miles de historias, empezando por el ahora famoso currículo sin foto ni nacionalidad, pasando incluso por la regulación de las duchas (el famoso aparato que no deja que escupas más de X cantidad, para no malgastar. Y eso que ellos tienen lluvia por doquier...), etc.

    Ya no sólo eso, su capacidad sancionatoria está mil veces mejor regulada que la española, de forma que ejecutan penas de cierta gravedad aunque sean de temporalidad corta (y no, no genera ningún empeoramiento el estar encarcelado 4-5 meses).

    He vivido 4 años allí, aparte de Italia y España. Te podrás imaginar la diferencia, ¿no? Es algo que deberían explicar en las universidades, pero claro, a ver quién tiene las pelotas de decir que españoles e italianos son unos puros cenutrios a la hora de hilar sistemas...

    Y aparte, el nivel endogámico es abismal. Y lo que produce la endogamia política es prácticamente lo mismo que la natural: enfermos mentales.

    Lo que hay que empezar a entender es que los mundos jurídicos y económicos en España son absolutamente lamentables, con absolutos ineptos en cargos de cierta relevancia (vamos, no viene de ahora. Lo de ahora es el resultado de haber mirado hacia otro lado los últimos años).

    Hay muchos ejemplos de casos similares en los que a uno se le queda cara de imbécil viendo las distintas resoluciones. Me estaba acordando ahora mismo, por ejemplo, de cómo resolvió EEUU el tema de las pulseras "mágicas" (una pura estafa revestida de psicología deportiva) y cómo lo resolvió España...

    Y ahí te das cuenta de que hay una tasa denominada "tasa de gilipollas por metro cuadrado" que es espectacularmente importante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, muchas gracias. Un saludo y buen fin de semana.

      Eliminar